FITNESS

A nivel físico, fisiológico, psicológico y deportivo

Beneficios y precauciones al tonificar

Beneficios precauciones tonificar

Tonificar no sólo aporta beneficios a nivel físico y fisiológico, sino también a nivel psicológico y deportivo.

(14-10-2016). Tonificar nuestro cuerpo nos aporta numerosos beneficios, tanto a nivel físico como a nivel fisiológico y deportivo. Pero al realizar ejercicios de tonificación también debemos adoptar precauciones para alcanzar nuestros objetivos. Gustavo Rodríguez, Director Deportivo de Forus, nos lo explica.

Gustavo Rodríguez, director deportivo Forus

Gustavo Rodríguez, Director Deportivo de Forus.

Cuando hablamos de tonificar nos referimos “a la capacidad de un músculo para aumentar su tono muscular”. Así lo define Gustavo Rodríguez, Director Deportivo de los gimnasios Forus. Los beneficios del trabajo de tonificación  muscular “son muchos y muy variados”, asegura, “dependiendo de hacia dónde enfoquemos el objetivo de mejora, la edad y las características físicas y fisiológicas del sujeto”.

Beneficios a nivel físico

Gustavo Rodríguez explica cuáles son los beneficios físicos al tonificar:

  • La tonificación ayuda al mantenimiento de una postura adecuada. El trabajo de fuerza de los músculos del core y de la zona posterior ayuda al mantenimiento de una postura adecuada distribuyendo las tensiones entre diversos músculos, ayudando así a un equilibrio muscular y evitando sobrecargas de unos frente a otros.
  • Ayuda al mantenimiento de la posición de los órganos internos, permitiendo un mejor funcionamiento de éstos y mejorando sus funciones como pueden ser la respiración, el tránsito intestinal, etc.
  • El aumento de la fuerza mejora la prevención de lesiones, ya que una musculatura tonificada ayuda a disminuir el riesgo de lesiones articulares. Además, sobre todo en individuos de mediana edad, la mejora la fuerza en general, está directamente relacionado con un menor riesgo a sufrir caídas.

Beneficio a nivel fisiológico

En cuanto a nivel fisiológico, Rodríguez nos asegura que tonificar nos ayuda a:

  • El aumento de la masa muscular conlleva un aumento del metabolismo basal, por lo que favorece la quema de calorías en cualquier estado.
  • Ayuda a minimizar el envejecimiento del organismo, donde las funciones básicas del individuo se ven reducidas por el aumento de grasa corporal y disminución de masa muscular.
  • El trabajo de fuerza con consideraciones específicas, adaptado y supervisado por profesionales, es muy positivo en enfermedades como la diabetes, osteoporosis, artritis, fibromialgia, etc.

Beneficios a nivel psicológico y deportivo

Además, también nos proporciona:

  • Contribuye a tener un estado mental más saludable, ya que el trabajo de fuerza ayuda a las personas a sentirse mejor y a reducir síntomas de ansiedad y depresión. La mejora del aspecto físico eleva la autoestima y la confianza en uno mismo.
  • Independientemente del deporte que se practique, hay muchos estudios que demuestran que el trabajo de fuerza es positivo a nivel general para cualquier deportista, incluso en aquellos deportes de gran demanda cardiovascular, como el atletismo, donde el trabajo de fuerza ayuda a la prevención de lesiones y a la mejora de la técnica de zancada.

¿Qué precauciones debemos adoptar?

El entrenador nos recuerda que “debemos tener ciertas precauciones durante la práctica de cualquier ejercicio o actividad física. Estas precauciones son directamente proporcionales a los diferentes factores de riesgo que se asocian a la edad, historial deportivo, nivel físico, enfermedades y/o dolencias, por lo que siempre es muy importante asesorarse bien por un profesional y seguir sus indicaciones”.

Gustavo Rodríguez recomienda:

  • Calentamiento. Fundamental para evitar lesiones musculares. El calentamiento ayudará a los receptores propioceptivos de las articulaciones a activarse y te permitirá una mayor protección de tus articulaciones. A nivel muscular aumentará el riego sanguíneo de los músculos que estamos trabajando, aportando los nutrientes necesarios y permitiendo una mayor eficacia y eficiencia muscular.
  • Ejecución técnica adecuada. Una mala ejecución técnica de un ejercicio posibilita la aparición de lesiones articulares y ligamentosas, imposibilitando la continuidad del entrenamiento.
  • Ejercicios adecuados al nivel técnico y físico de la persona. Ejercicios por encima de nuestra capacidad provocan una pérdida sustancial en la ejecución técnica provocando lesiones, que en algún caso pueden ser graves.
  • Carga adecuada al número de repeticiones. Por la misma razón que la anterior, un exceso de peso hará variar la biomecánica del ejercicio, provocando una posible lesión o unos resultados distintos a los que nos habíamos marcado.
  • Limitar los rango articulares de trabajo. No lleves los ejercicios al rango máximo de tu rango articular. Las híper extensiones pueden provocar daños en los tejidos intra articulares (meniscos) y/o óseos.
  • Trabajo de flexibilidad y elasticidad. Un buen trabajo en este sentido ayudará a recuperar al músculo para el siguiente ejercicio o para la siguiente sesión. Un trabajo profundo de elasticidad permite tener unos músculos más preparados para el trabajo de fuerza y te ayudará a evitar lesiones como tendinitis, microrroturas o contracturas.
  • Ante todo, pregunta y consulta a los profesionales. Ellos te guiarán y te ayudarán a obtener tus mejores resultados con el menor riesgo posible.

No hay comentarios

Añade el tuyo