RUNNING

Consejos de Albert Jorquera, promotor de #YoCorroEnCasa

Qué tener en cuenta para competir en carreras virtuales

carrera-virtual

(27-4-2021). Aunque poco a poco las carreras presenciales van volviendo a los calendarios de competiciones, aún son muchas las pruebas que se celebran en formato virtual. Te damos algunos consejos para afrontar estas carreras, de la mano del promotor de la iniciativa #YoCorroEnCasa, Albert Jorquera.

Echando la vista atrás, la primera gran carrera virtual de impacto en España tuvo lugar el 28 de marzo de 2020, menos de dos semanas después del inicio del confinamiento por el Covid-19 en nuestro país. El periodista y Social Media Albert Jorquera movilizó a corredores de la talla de Kilian Jornet, Pau Capell y Tòfol Castañer, además del reputado fotógrafo Jordi Saragossa, en la iniciativa #YoCorroEnCasa.

Más de 7.000 personas de todo el mundo corrieron en sus casas, con un dorsal home made, y lograron recaudar la espectacular cifra de 82.940 euros. En total, se completaron 73.747 kilómetros recorridos. Un hito sin precedentes dentro del mundo de las carreras en nuestro país. Y aún más teniendo en cuenta la coyuntura en la que se desarrolló. Totalmente virgen. Pero, claro está, dibujaron un camino a seguir.

Del #YoCorroEnCasa al yo corro cuando quiero

Todos tenemos ganas de colgarnos nuestro primer dorsal real. De volver a pincharnos con los imperdibles. De volver a oler -aunque sea con la mascarilla puesta- ese olor a réflex tan característico de las salidas. De volver a sentir cómo se nos eriza la piel con la música y la voz del speaker de turno en la línea de salida. Son emociones de grupo. Vivencias que se comparten. No obstante, “la realidad actual es mejor que la que teníamos cuando pusimos en marcha el #YoCorroEnCasa”. Jorquera opina que nos encontramos “en una fase de transición, en la que todos seguimos anhelando correr en competiciones como Zegama, en las que el público es un elemento diferencial, siempre”. Quizás el público “es lo que más añoramos de las pruebas reales en comparación con las virtuales”. No obstante, “tenemos que ver el vaso medio lleno”.

La motivación, capital

Las nuevas carreras virtuales, a diferencia de las carreras de toda la vida, “tienen un componente individual, no colectivo, sin aglomeraciones”, nos cuenta Jorquera. Pero no por ello dejan de ser menos competitivas. Y es que hay que tener en cuenta que también tienen su propio intríngulis. Y, en mayor o menor medida, todas y todos nos hemos tenido que adaptar a sus propias características. “La motivación también se puede entrenar, de hecho, debe entrenarse”, dice siempre la psicóloga deportiva Meritxell Bellatriu. Y quizás es en este punto donde las carreras no presenciales pueden tener su punto débil. Pero todo depende de cada uno de nosotros y de las ganas que tengamos reamente de correr. “Para muchos, el público es una de las grandes motivaciones para correr y esto aún tardará en normalizarse”, afirma Albert.

Idiosincrasia propia

Está claro que una carrera virtual no será nunca, ni debe pretender serlo, una carrera real, al uso. Precisamente, buscar esta analogía, ya sea por parte de los runners como de los propios organizadores es quizás el error de base más común. Pero vamos aprendiendo a medida del manido prueba-error. Por lo tanto, de lo que realmente se trata es de buscar esa motivación citada anteriormente en esta nueva modalidad. Y, claro está, una de las mejores vías para obtener ese acicate se centra, sobre todo, en correr por un recorrido atractivo. Por ejemplo, nos hemos apuntado a un 10K virtual y debemos seleccionar un trayecto que nos sea atrayente, motivador y, normalmente, conocido. Nuestra propia carrera virtual no tiene un recorrido definido. Lo trazamos nosotros mismos, con escuadra y cartabón. Al gusto.

OTR: Open Trail Races, el primer sistema de cronometraje autónomo

Un funcionamiento diferente tiene en este punto la aplicación OTR (Open Trail Races) con la que Albert Jorquera colabora actualmente. Se trata de una app de carreras abierta con recorridos verificados para que “compitas cuando quieras”. De hecho, el CEO de esta empresa de nueva creación, Joan Grau, destaca que “son el único sistema de cronometraje de carreras que, de forma autónoma, genera clasificaciones automáticas al pasar por cada punto de control”. El funcionamiento es muy sencillo. “Te descargas la aplicación, eliges una carrera, descargas el track en la app y lo bajas a tu dispositivo GPS para completarlo cuando quieras”. Tu carrera finalizará cuando “llegues al punto de meta y veas que aparece la palabra finisher en la aplicación”. En este caso, sí es indispensable correr por el trazado determinado.

Con este mismo funcionamiento, por ejemplo, se celebró hace 15 días la carrera de montaña La Llanera Trail (Covid Edition) en Sabadell, Cataluña. Tal y como nos relata Jorquera, los 280 inscritos tuvieron 2 días para completar el recorrido de la carrera a través de dicha aplicación OTR. Al final, “sumamos un total de 220 cronos correctos”. “No es lo mismo que competir en una carrera de las de toda la vida -reflexiona Albert, pero supone una forma de motivarse corriendo por el mismo trazado por el que lo habrías hecho si no estuviésemos en medio de una pandemia”. Dicha aplicación tiene ya una serie de recorridos al uso para que los puedas completar cuando quieras. “Se trata de que puedas correr en Zegama todo el año, por ejemplo, y poder formar parte de una clasificación virtual anual”, comenta el corredor y periodista.

Selecciona tu mejor tiempo y tu momento ideal

Ya sea con el uso de una app o sin ella, la lucha contra el crono es la esencia de la mayoría de competiciones. Los más románticos nos rebatirían diciendo que no lo es todo. Y no les falta razón. No obstante, esas cifras concretas, nuestro registro, es lo que delimitará la clasificación posterior. Por lo tanto, en las carreras virtuales dicha contienda adquiere, si cabe, un mayor peso.

Uno de los beneficios más claros de las carreras virtuales “es que tienes varios días para completar el trazado objetivo de competición, como en el caso explicado de la Llanera Trail”, remarca Jorquera. Incluso puedes correr más de un día (primero inspeccionar el circuito y después competir) y seleccionar tu mejor crono en el lapso de tiempo determinado. Por lo tanto, “incluso puedes llegar a correr contra tu propio tiempo”.

Hay corredores que prefieren calzarse las zapatillas a primera hora de la mañana. Otros lo hacen al mediodía. Los hay que optan por cerrar la jornada con un buen trote. Para gustos, colores. Y, por primera vez, estamos ante una disyuntiva en la que somos nosotros mismos los que acotamos nuestro propio time line. Sin necesidad de adaptarnos a un horario, fecha y condiciones concretas que nos vengan ya dadas previamente. Y en nuestra propia elección se fundamentará parte del éxito.

No hay excusas del tipo es que a mí no me va bien levantarme tan temprano, es que no he podido pegar ojo… Todo este tipo de milongas tan propias del antes y después de una carrera quedan totalmente enterradas. No hay excusa que valga, pues, para no sacar el máximo rendimiento de nuestra condición física.

Hechos un pincel, como siempre

Las competiciones tienen un componente socializante muy claro. Formas parte de una misma comunidad. Además de compartir una disciplina deportiva, uno de los ejemplos más claros de pertenecer a este grupo es la propia indumentaria. Es lo que da al runner el sentimiento de pertenecer al grupo. En este sentido, y aunque pueda parecer una perogrullada, es recomendable que te vistas de la misma forma que si realmente fueras a correr una prueba presencial.

Por lo tanto, sigue los consejos habituales: ropa acorde con la meteorología, usa prendas ya estrenadas, deportivas y calcetines técnicos. Vaya, lo mismo que dejarías preparado al lado de la cama el día anterior a colgarte un dorsal. Como lo hacías antes de la aparición del Covid-19. Ah, y “nunca olvides la importancia de un buen calentamiento”, advierte Albert.

Más información: https://opentrailraces.com/


No hay comentarios

Añade el tuyo