RUNNING

Miles de personas corrieron un particular maratón en Central Park tras la cancelación de la prueba oficial

La solidaridad mueve un maratón alternativo en Nueva York

(Foto: Reuters)

(5-11-2012). Miles de corredores de todo el mundo disputaron ayer su propio maratón particular en Central Park después de que la prueba atlética popular más numerosa del mundo fuera cancelada el viernes por las consecuencias del huracán Sandy. Organizados en grupos, distintos colectivos de corredores participaron en diversas carreras con fines solidarios y en ayuda a los damnificados por el huracán.

Procedentes de las cuatro esquinas del mundo, los deportistas que no quisieron desaprovechar la oportunidad de correr el maratón, la mayoría porque el reto tenía detrás fines solidarios, corrieron de manera informal las aceras exteriores y los caminos internos del gran parque, en recorridos que cada grupo (formado con la ayuda de las redes sociales) había establecido para lograr la distancia de 42,195 kilómetros.

Entre los muchos españoles y latinoamericanos destacaron un grupo de Sevilla, encabezado por Rafael Vega y José María Gallego, dentro de un proyecto solidario para recoger dinero en favor de niños afectados por cáncer.

Vega señaló a Efe que no se trata de falta de respeto por las víctimas de Sandy, pero que consideran que la prueba podría haberse disputado en Central Park “sin absorber recursos” necesarios para los damnificados en otras zonas de la ciudad. “Hemos venido a correr y corrimos”, “no hacemos daño a nadie, y en muchos casos recaudamos dinero para obras benéficas”, señalaron de forma unánime otros corredores. Un acompañante español, José Luis, consideró que la ciudad de Nueva York no había hecho una buena gestión: “dijeron que mantenían la carrera, hemos venido los turistas, y luego la cancelan”, se lamentó.

Otro caso es el de Gustavo González, un venezolano que vive en Madrid desde hace años, corrió el sábado 40 kilómetros por Central Park, ya que se reserva para hacer la carrera completa el año próximo. “No quería hacer un maratón en Nueva York, quería hacer el Maratón de Nueva York” afirma a Efe, y recuerda que “el ambiente era increíble, muchísima gente corriendo y que decían: We are doing it anyway! (lo hacemos de todas formas)”

Guiños a las víctimas
El estadounidense Jordan Metzel encabezó un grupo que inició la carrera desde su punto previsto, en Staten Island, el barrio más afectado por el huracán, dentro de un proyecto para recaudar dinero en favor de los afectados.

El objetivo era demostrar que los corredores no son “egoístas, como se ha dicho”, explicó Metzel al canal local de televisión NY1, al que recalcó que los atletas recaudan continuamente dinero a favor de causas sociales en numerosas pruebas populares.

Acciones solidarias paralelas
Y si bien miles de corredores decidieron correr, otros prefirieron reorganizar su domingo para participar en actividades de ayuda a favor de las víctimas de Sandy.

En ese marco, cientos se dieron cita en Staten Island, una isla al sur de Manhattan muy afectada por el ciclón, para ayudar en las tareas de reconstrucción y de distribución de vestimentas y víveres.

Otros cedieron sus habitaciones de hotel a personas que perdieron su vivienda o seguían sin electricidad seis días después de Sandy y también los hubo que ofrecieron dinero.

Tras el azote del huracán, el pasado lunes 29, el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, había mantenido la celebración del maratón popular, pero finalmente lo canceló el viernes ante la creciente oposición de las zonas más afectadas, que no consideraban apropiado que la prueba pasara junto a lugares con tanta destrucción y sufrimiento.


No hay comentarios

Añade el tuyo