FITNESS

Cómo mantener tus objetivos tras finalizar la dieta

10 consejos para mantener cada día el plan nutricional

10 consejos para mantener cada día el plan nutricional

Planifica el menú semanal: aunque el batch cooking esté bastante de moda por estos tiempos, lo cierto es que existe desde hace mucho y es una técnica ideal para poder comer sano entre semana. Consiste en organizar las 5 comidas que tendrás en la semana y dedicar un día a prepararlas. Imagen: Freepik.

(2-12-2022). Mucho se habla sobre seguir una dieta para controlar el peso o bien para una maratón, sin embargo existen ciertos hábitos alimenticios que deben mantenerse en el tiempo para que los objetivos no se desvanezcan tras la finalización de la dieta. Los expertos en Nutrición de Club Metropolitan te acercan el decálogo alimenticio con el que mantener el plan nutricional.

Cuando termina un plan nutricional que ha sido diseñado para logar un objetivo concreto, puede aparecer un período de confusión e incertidumbre, ya que las pautas parecen finalizar.

Sin embargo, es importante mantener un plan de mantenimiento, formado por una serie de hábitos nutricionales a largo plazo, los cuales nos ayudarán a potenciar el rendimiento deportivo, controlar el peso, prevenir o mejorar síntomas de enfermedades y lesiones, o lo más sencillo y no por ello menos importante, aprender a comer de forma más saludable y equilibrada de forma constante.

Conscientes del temor que existe tras un efecto rebote cuando se finaliza cualquier plan nutricional, los expertos del área de Nutrición de Club Metropolitan, exponen un decálogo concreto con los hábitos a seguir durante la rutina diaria, y así mantener todos los objetivos logrados tras el seguimiento del plan.

10 recomendaciones

Estos son los diez consejos:

  1. Planifica tu menú semanal: aunque el batch cooking esté bastante de moda por estos tiempos, lo cierto es que existe desde hace mucho y es una técnica ideal para poder comer sano entre semana. Consiste en organizar las 5 comidas que tendrás en la semana y dedicar un día a prepararlas. Esto servirá, principalmente, a no tener que estar pensando cada día qué cocinar y caer en lo fácil: procesados, congelados, fritos y opciones poco saludables. Si comes en tu casa, no tendrás que perder tiempo extra cocinando y si lo haces en la oficina, también te evitarás tener que elegir opciones preparadas poco saludables.
  2. Recuerda distribuir bien las comidas: evita pasar muchas horas sin comer para evitar atracones y ansiedad, que te incitarán a comer alimentos menos saludables o a comer en demasía de una vez. Lo más recomendable es que sigas manteniendo una rutina de horarios de comidas, aumentando el número de veces que comes, pero de forma más ligera. Intenta mantenerte saciado para evitar atracones.
  3. Que no falten las frutas y las verduras: aunque las frutas y verduras deben estar presentes siempre en nuestra dieta, en verano puedes aprovecharte de las frutas y verduras de temporada. Éstas son frescas, bajas en calorías y son muy ricas en agua, por lo que también te ayudarán a hidratarte. Siempre que sea posible intenta consumirlas en crudo para mantener todos sus nutrientes y aprovecharte de sus vitaminas, minerales y fibra.
  4. Cuidado con la cafeína: sin duda alguna la cafeína es uno de los ingredientes que más ingerimos en nuestra dieta diaria, sin embargo no es conveniente abusar. La cafeína en exceso no solo puede causar acidez o malestar estomacal, también puede provocar dificultad para dormir y hasta ansiedad. No hace falta que lo abandones, puedes optar por opciones sin cafeína, por ejemplo.
  5. Evita las máquinas expendedoras: muchas empresas cuentan con máquinas de vending que en pocas ocasiones tienen opciones saludables. Por eso, intenta evitarlas llevándote tus propios snacks para no caer en la tentación.
  6. Picotea saludable: es casi imposible evitar picotear entre comidas. Y la realidad es que, si elegimos buenas opciones, tampoco está mal. Esto nos evitará acumular hambre y que luego al acabar la jornada, queramos arrasar con la cocina. Todo va a depender mucho del trabajo que tengamos, pero si pasamos largas horas frente al ordenador o haciendo el mismo tipo de actividad, es normal que busquemos distracción en la comida. Lo importante será tener preparados algunos alimentos a los que recurrir cuando el hambre te gane: frutos secos, frutas naturales, yogures, algún batido o smoothie, queso, etc.
  7. Bebe agua: otra cosa que seguro has oído muchas veces y que no debes olvidarte. Mantente hidratado y elige el agua tanto para las comidas como para el resto del día. Esto te ayudará a liberar toxinas indeseadas del organismo y a mejorar tu estado general.
  8. Elige formas de cocinar más saludables: opta siempre por cocinar los alimentos de forma saludable: a la plancha, al valor, al horno, a la parrilla o incluso a la barbacoa. De esta forma, te facilitará la digestión y tu organismo sentirá mayor bienestar.
  9. Cuidado con el consumo de alcohol: debes evitar en la medida de lo posible el consumo de alcohol, ya que ayudará a que tu cuerpo se deshidrate y estarás consumiendo calorías vacías que no tienen ningún valor nutricional. Además de todos los efectos nocivos que conlleva para el organismo.
  10. Controla los postres y optas por opciones más nutritivas: es normal que con celebraciones u ocasiones especiales marcadas en el calendario caigamos en la tentación de un helado, pastel o dulce cualquiera. Puedes hacerlo y no sentirte mal, pero intenta que sea algo ocasional y eligiendo la opción más nutritiva posible para ti. En este caso, el mejor consejo es que sustituyas los helados o pasteles, por fruta fresca o postres lácteos como un yogur o un helado de yogur sin nata.

No hay comentarios

Añade el tuyo