FITNESS

Consejos de Alimmenta

Qué es la dieta cetogénica o Keto y sus efectos

Qué es la dieta cetogénica o Keto y sus peligros

(23-11-2018). La dieta cetogénica o Keto se ha convertido en popular por su fama de aumentar el rendimiento deportivo y la pérdida de peso. Laura Bonet, dietista de la Cínica de Nutricionistas de Barcelona Alimmenta, nos explica en qué consiste esta dieta, cómo se realiza, las precauciones a adoptar y sus efectos.

Las dietas que reducen los porcentajes de algún macronutriente en nuestra alimentación acostumbran a tener seguidores y detractores a partes iguales. En el caso de la dieta cetogénica o Keto, le toca a los hidratos de carbono. En la dieta cetogénica, éstos se reducen a menos del 10% de la energía total que obtenemos a través de los alimentos. Así lo explica Laura Bonet es dietista en Alimmenta, Clínica de Nutricionistas en Barcelona.

Laura Bonet, dietista de Alimmenta

 “A lo largo de los años”, añade, “la dieta cetogénica se ha utilizado como fórmula para bajar de peso, como terapia en el tratamiento anticonvulsivo en la epilepsia y también se ha relacionado con el rendimiento deportivo. Sin embargo, falta evidencia científica para poder confirmar la relación con este último”.

¿Por qué reducir el consumo de hidratos?

Laura Bonet afirma que el objetivo de esta reducción drástica en el consumo de hidratos de carbono “es llegar a un estado de cetosis. Es un estado similar al que se alcanza durante el ayuno”.

La cetosis es el estado metabólico al que llega el organismo cuando el aporte de hidratos de carbono es insuficiente. En ese momento, el cuerpo empieza a oxidar los depósitos de grasa dando lugar a los cuerpos cetónicos, que podrán ser utilizados como fuente de energía. Así podemos decir que lo que se pretende con la cetosis es que el cuerpo empiece a utilizar las grasas como principal fuente de energía, asegura la dietista de Alimmenta.

¿Útil para la pérdida de peso?

La especialista destaca que una de las ventajas que ha quedado demostrada de la dieta cetogénica “es que las personas que la siguen tienen mayor sensación de saciedad. Pasan menos hambre a pesar de seguir una dieta hipocalórica”.

Sin embargo, no es el único factor que debemos tener en cuenta a la hora de hacer dieta para bajar de peso, recuerda Bonet.

Algunas de las desventajas de utilizar la dieta cetogénica para la pérdida de peso son:

  • Al ser una dieta muy restrictiva no es fácil de seguir. Por este motivo, será difícil mantener la adherencia a la dieta durante mucho tiempo.
  • El período de adaptación a la dieta puede causar efectos secundarios que también conduzcan al abandono de la dieta.
  • Uno de los puntos más importantes cuando se sigue una dieta para bajar de peso es aprender hábitos saludables. Esto incluye incorporar los diferentes grupos de alimentes en su proporción adecuada. De no ser así, una vez se haya perdido el peso deseado, será muy difícil seguir una dieta que permita el mantenimiento del peso. Esto hará que aumenten las posibilidades de que se recupere el peso perdido.
  • Se han relacionado las dietas bajas en hidratos de carbono con el aumento de los niveles de colesterol LDL. Asimismo, con un descenso del nivel de triglicéridos mayor que el que se produce en las dietas hipocalóricas bajas en grasa. Sin embargo, estos cambios pueden depender de otros nutrientes, de modo que no podemos atribuir estos cambios únicamente a la dieta baja en hidratos de carbono.

Bonet explica  lo que nos indican los estudios publicados hasta ahora sobre la dieta cetogénica y las dietas bajas en hidratos de carbono utilizadas en la pérdida de peso. La nutricionista avisa que no hay evidencia científica suficiente para poder afirmar que una dieta baja en hidratos de carbono es más efectiva para bajar de peso que una dieta hipocalórica baja en grasa.

Posibles efectos secundarios

Laura Bonet advierte: además del posible déficit de vitaminas y minerales, la dieta cetogénica también requiere de un periodo de adaptación. Durante esa etapa pueden aparecer irritabilidad, nerviosismo, somnolencias. También complicaciones digestivas como náuseas, vómitos, diarreas, estreñimiento o dolor abdominal. Una vez pasado el tramo de adaptación, los síntomas van desapareciendo.

“A largo plazo, la dieta cetogénica se ha relacionado con alteración de las concentraciones de lípidos en suero. También con la alteración de la función cardiaca, litiasis renal, alteración del metabolismo óseo e inadecuación nutricional. Además de la preocupación sobre la función inmunológica y hematológica”, avisa la especialista.


No hay comentarios

Añade el tuyo