FITNESS

José Ignacio Núñez, instructor y propietario del centro Aire Segovia, nos da todos los detalles

Los beneficios del Aeropilates

(29-11-2013). Si a la práctica del Pilates unimos los beneficios del trabajo en suspensión con posiciones imposibles de hacer en el suelo, estamos ante una de las variantes de esta disciplina que está en pleno auge. El Aeropilates descomprime las articulaciones, favorecer el retorno venoso, mejora la postura y los problemas de espalda y tiene un importante efecto antiestrés. José Ignacio Núñez nos explica todos estos beneficios y cómo se estructura una sesión de esta disciplina. Puedes ver un VIDEO en el interior de la noticia.

José Ignacio Núñez asegura que “desde su creación, el método Pilates ha ido evolucionando e incorporando diferentes elementos. Por ejemplo con las fit-ball, chi-ball, bandas elásticas, picas, bosu, etc., que son materiales que nos facilitan o dificultan la actividad en función de los objetivos que persigamos, haciendo que nuestra práctica sea más completa”.

El “Pilates Aéreo o Aeropilates es muy similar al Pilates máquina, en el que se practica esta disciplina utilizando varios aparatos movidos por la resistencia de muelles, pero con un movimiento más natural. Nos ayuda a tomar más conciencia del movimiento, equilibrio y conciencia postural. En el Pilates Aéreo utilizamos un columpio, formado por una hamaca y dos brazos con tres agarres o estribos cada uno, que nos permite trabajar en suspensión parcial o total. Colgado del techo por dos puntos, podremos llevar a cabo un gran número de movimientos utilizando el columpio como un trapecio”, asegura José Ignacio Núñez.

Beneficios
El instructor asegura que “el uso del columpio va más allá del uso de un nuevo material. Implica una nueva forma de practicar y disfrutar del Pilates y nos abre un mundo de posibilidades”.

Además “del factor lúdico, de la variación respecto a los ejercicios que se hacen en suelo, de la sensación de volar y suspenderse en el aire, los columpios ofrecen importantes beneficios”.

El “trabajo en suspensión, además de tonificar todo el cuerpo, nos permite hacer posiciones imposibles en suelo. Es necesaria una mayor activación del centro y de la cintura escapular para mantener una posición estable, lo que mejora la postura y previene problemas de espalda. Trabajamos fuerza y elasticidad de forma más intensa y efectiva”.

Las “posturas invertidas nos permiten descomprimir las articulaciones, aligerar la presión, favorecer el retorno venoso y mejorar la circulación gracias al efecto drenante que tienen ciertas posturas con las piernas elevadas”.

También “permite estirar la espalda sin esfuerzo, tiene un importante efecto antiestrés y favorece la relajación. Mejora el tono vital y el humor por la sensación que produce hacer ejercicio en suspensión y lo divertida que resulta la actividad”.

Cómo son las sesiones
Según José Ignacio Núñez “las sesiones suelen durar una hora y constan de tres partes: calentamiento, parte principal con los diferentes ejercicios y relajación final. En la parte principal se trabajan diferentes grupos musculares. Las sesiones son variadas para que haya un mayor trabajo y evolución del propio cuerpo”.

Teniendo “en cuenta que cada persona y cada cuerpo es diferente, los ejercicios se adaptan a las necesidades de cada uno, por lo que es un método dirigido a todo el mundo: para los que no practican deporte y para los que lo hacen con intensidad. Para personas con estrés, cansadas y poco flexibles. No hay limitaciones de edad ni físicas. Es, en definitiva, una técnica de la que todos nos podemos beneficiar”.

Más información en http://www.airesegovia.com

 


No hay comentarios

Añade el tuyo