RUNNING

Consejos del podólogo Albert Casas

Uña encarnada, la solución definitiva para deshacerte de esta dolencia

uña-encarnada

(7-7-2021). Las uñas encarnadas son una dolencia muy común entre los corredores que se puede producir por bastantes motivos, si bien, el principal es practicar un mal corte de uñas. El podólogo Albert Casas, analiza las causas que más propician que una uña se encarne durante la práctica de running, además de detallar los métodos definitivos para deshacerse de esta dolencia tan molesta.

Tener una uña encarnada en el pie u onicocriptosis, tal y como se conoce con el término científico esta dolencia, es uno de los dolores más molestos que puede tener un corredor. No le inhabilita para trotar, pero sí puede llegar a ser, con el paso del tiempo, inhabilitante para la práctica deportiva. Esta uña encarnada aparece cuando “un borde de la uña del pie penetra en la piel del dedo, con el consiguiente dolor, enrojecimiento e inflamación en el peor de los casos”, tal y como nos indica el podólogo deportivo especializado en biomecánica Albert Casas. Suele aparecer en “el dedo gordo, pero, en realidad, puede hacerlo en cualquiera de los dedos del pie, aunque sea menos frecuente”.

Tipos de uña encarnada

Albert Casas nos propone en este artículo una solución definitiva para acabar con esta molestia. Antes de conocerla, sin embargo, también es preciso describir cuáles son los tipos de uña encarnada, además de las causas de su aparición. Empezamos por los tipos de onicocriptosis. Son dos: la uña encarnada lateral (es la más común) y la uña encarnada anterior (en este caso, aparece cuando la uña se encarna hacia adelante). En nuestro organismo, no hay nada sobrante, aunque algunos puedan llegar a pensar que las uñas no sirven para nada. Pues “van muy equivocados”, ya que “la función principal de las uñas no es otra que la de proteger, ejercer de barrera protectora de las terminaciones nerviosas de nuestras extremidades”, detalla el podólogo de Clinik Podologia (clínica podológica sita en Terrassa).

Causas de la onicocriptosis

Las causas que pueden determinar la aparición de una uña encarnada pueden ser varias, pero Casas nos enumera “las que podríamos considerar más comunes”:

  • Traumatismos (fruto de golpes en esta zona de nuestro pie; “por ejemplo, cuando corremos, nuestros dedos pueden sufrir microtraumatismos de una forma constante y repetida que pueden degenerar en una uña encarnada”)
  • Mal corte de las uñas (Casas nos cuenta que se trata “de la causa más común que puede degenerar en una uña encarnada, ya que “cuando una persona sufre dolor en el dedo, indicativo de onicocriptosis, lo que suele hacer es cortar la esquina con la tijera”. Craso error, ya que “en la mayoría de casos, el borde de la uña está tan clavada que el corte que podemos hacer es superficial”. Por lo tanto, “el problema persiste y, lo mejor, sin ninguna duda, es acudir a un especialista”)
  • Uso de calzado inadecuado (especialmente el uso de zapatillas incorrectas cuando corremos y “usar un calzado demasiado estrecho y en forma de punta”, explica Albert)
  • Malformaciones en las uñas (a veces, se trata de una causa genética y “debido a la particular forma de los dedos de nuestros pies”)
  • Sufrir una presión constante y de forma repetida en esta zona
  • Forma de pisar inadecuada o incorrecta (“si la biomecánica de la marcha es la causa de nuestra onicocriptosis, es fundamental que acudamos a un centro podológico para que nos hagan un estudio de la pisada y de la marcha”, ahonda Casas en este punto. Sobre todo, “para evitar problemas más graves a medio y largo plazo”)

De las causas anteriores, “deberíamos extraer, por encima de todo, la necesidad de prestar la atención adecuada cuando nos cortamos las uñas”. Tal y como hemos destacado con anterioridad, “un mal corte es la principal causa de la aparición de la onicocriptosis”. ¿Y cuál es la forma adecuada de cortarlas? Se lo cuestionamos al podólogo deportivo especializado en biomecánica. Casas, como siempre, acude al rescate: “tenemos que cortar las uñas siguiendo la forma natural de éstas y el corte debe ser recto” (tal y como podemos observar claramente en el gráfico inferior). Por cierto, aunque sea una afirmación de Perogrullo, “hay que hacerlo con un utensilio adecuado”. Si se siguen estos consejos, “limitaremos, casi al máximo, las posibilidades de sufrir una uña encarnada por un mal tajo”.

Al cortar las uñas de los pies, el podólogo Albert Casas aconseja hacerlo siguiendo la forma natural de la uña y con un corte recto.

La solución definitiva

Si a pesar de seguir todos los consejos anteriores y evitar los efectos de las causas mencionadas, aún sufres una uña encarnada “es que debes acudir, sin falta a un especialista”. Y nos situamos, en el peor escenario de esta patología. Cuando la uña se encarna y llega a causar herida y “posteriormente, se acaba infectando y apareciendo pus”. Casas advierte que “si no la asistimos adecuadamente con alguien que sepa cómo hacerlo, dicha infección evolucionará y causará un granuloma” (esto es, una inflamación muy vascularizada, que “es muy dolorosa”). Y es que “un auto tratamiento, por decirlo de alguna manera, puede derivar, fácilmente, en una agravación y potenciación de esta dolencia”.

A nadie le gusta tener que sufrir una operación, “pero la experiencia como podólogo me dice que, en muchos casos, el tratamiento quirúrgico es la solución definitiva para acabar con la uña encarnada”. Hay que tener en cuenta, eso sí, “que se trata del último paso, cuando el resto de tratamientos, más conservadores, han resultados infructuosos y esta patología se va reproduciendo con el tiempo, volviendo a aparecer de nuevo una y otra vez”, relata Casas en sus propias palabras. En los lances más pésimos, “la uña encarnada puede aparecer, incluso, cada mes”. Pues “nada de parches temporales” y “la solución definitiva por la que nosotros apostamos es la cirugía”.

Cirugía no invasiva (de carácter ambulatorio): el paciente llega y se va por su propio pie

Eso sí, que nadie se asuste, “no es necesario entrar en un quirófano, sino que esta intervención quirúrgica se lleva a cabo en la propia consulta podológica”. “Mediante anestesia local, la intervención se prolonga por espacio, como mucho, de una hora”. Y lo más importante, sigue aclarando el experto, “el paciente llega y se va por su propio pie”. ¿Y por qué nos planteamos la operación como una solución definitiva, como si del santo grial se tratara? “Pues, en realidad, porque la clave de dicha mediación es que elimina, precisamente, el trozo de uña que se nos está clavando y provocando dolor e infección”. Y esta intromisión “garantiza la eliminación del trozo de uña (que suele ser de entre 1 y 2 mm) y que éste no vuelve a crecer y, consecuentemente, no vuelva a clavarse en nuestro dedo”, pormenoriza Albert.

Ya para terminar, sólo nos queda en el aire una duda: ¿cuál es el período de recuperación para el paciente? Pues, en realidad, “es muy rápido, ya que, en la mayoría de casos, no es necesario poner puntos en la zona intervenida ni tocar el hueso”. Por lo tanto, podríamos reducir este período a un total de dos semanas, “siempre y cuando todo el tejido se haya regenerado con unas sencillas curas”. Unas curas tan simples que “incluso el propio paciente puede llevar a cabo en su propio domicilio”. Pues ya lo sabéis, si estáis cansados de que la onicocriptosis sea un quebradero de cabeza en vuestra vida diaria y deportiva, “no dudéis ni un ápice en acudir a vuestro podólogo de confianza”. Con esta simple intervención que hemos descrito en este artículo, “si ya habéis agotado todas las vías anteriores, podréis volver a correr de forma natural, sin sufrir dolor, además de poder llevar una vida totalmente normal en vuestro día a día”.

 

Información de contacto: www.clinikpodologia.com

 

 

 


No hay comentarios

Añade el tuyo