RUNNING

El atleta Jaume Leiva analiza las posibilidades de correr al ritmo del recordman

Correr a 2’52 min/km, ¿es posible emular a Eliud Kipchoge?

eliud-kipchoge

Tras su gesta en Berlín, consiguiendo el nuevo récord mundial de maratón, muchos atletas populares están intentando emular el ritmo medio que Eliud Kipchoge mantuvo en esta ya mítica carrera.

(10-10-2018). Correr más de 42 km a ritmo medio de 2,52 min/km es casi una quimera. De hecho, sólo hay un hombre que haya sido capaz de ello, el récordman de maratón Eliud Kipchoge hace tres semanas en Berlín. Una gesta que muchos atletas están intentando emular. Hablamos con Jaume Leiva sobre las posibilidades reales que tenemos los mortales de conseguir mantener ese endiablado ritmo.

Si analizamos el ritmo medio establecido por el keniano Eliud Kipchoge hace tres semanas en Berlín, y sus consecuencias; bajar 1’40” segundos esta marca -que es la nueva referencia mundial dentro del maratón-, no se antoja fácil. Y eso aunque estemos hablando del mejor maratoniano de todos los tiempos. Un corredor que sólo ha perdido 1 de los 11 maratones que ha disputado a sus 33 años. Romper el muro de las 2 horas, supondría rebajar en más de 2 segundos el ritmo por kilómetro y dejarlo en un exiguo 2’50 min/km. Una auténtica barbaridad.

Con la gesta del atleta residente en Kaptagat, son muchos los corredores y corredoras populares que han intentado emularlo a través de vídeos de Youtube y vía redes sociales. Y se han dado cuenta de la cruda realidad. El ritmo frenético de Kipchoge es uno cuando se está viendo por televisión, desde el sofá de casa, y es otro diametralmente opuesto cuando uno se calza las zapatillas. De hecho, es casi imposible seguir esa misma cadencia, aunque sólo sea por unos centenares de metros.

“El mundo del deporte no está valorando como se merece la gesta de Kipchoge”. Leiva es tajante a la hora de valorar el nuevo récord del mundo de maratón y el mordisco de 1 minuto y 18 segundos que el keniano hizo a la anterior plusmarca de su compatriota Dennis Kimeto (el anterior récord, fechado en 2014 en Berlín, era de 2:02:57). A su modo de ver, “estamos ante una las mayores gestas que ha habido jamás en la historia del deporte”. Para ponerlo en valor, Leiva lanza un mensaje de prueba para cualquier corredor: “Que traten de correr, aunque sólo sea 30″ al mismo ritmo de Kipchoge y se darán cuenta de lo duro que puede llegar a ser aguantarlo durante más de 2 horas”.

Para correr 1 kilómetro al ritmo de Kipchoge “hay que tener un buen nivel atlético”

El corredor y entrenador Jaume Leiva ve imposible mantener el mismo ritmo que Kipchoge durante dos horas pero sí defiende poder completar al menos uno o dos km.

Eso sí, “es humanamente posible emular el ritmo por kilómetro de Kipchoge durante 1.000 metros”, admite el atleta de Terrassa Jaume Leiva. “Hay muchos atletas que pueden hacerlo, pero para ello hay que tener un nivel atlético y unas condiciones físicas considerables”, añade el que en su día fue campeón de España de medio maratón. Y prosigue con su explicación. “No es necesario ser un deportista de élite para correr un solo kilómetro a este ritmo, pero hacerlo durante todo un maratón está claro que sólo está al alcance, ahora mismo, de corredores elegidos como Kipchoge”, reflexiona.

Jaume Leiva pone un poco de luz y sinceridad a esta cuestión: “No todo el mundo puede correr aunque sea un sólo kilómetro al mismo ritmo que Kipchoge corrió un maratón entero en la capital alemana”. Una sentencia que algunos corredores y corredoras no están dispuestos a aceptar. Pero es que la realidad es que “para poder seguir este ritmo hay que tener unas condiciones físicas determinadas que, lamentablemente, no las tiene todo el mundo”. Así pues, hay que ser sincero con uno mismo y ser consciente del nivel que se posee antes de intentarlo.

Y Leiva va un poco más allá en su reflexión. “Dudo mucho que haya muchos runners populares que aguanten más de 1 kilómetro o 1’5 kilómetros a este mismo ritmo; de hecho, estaríamos ante un atleta popular con muchísimo nivel”. Para poder rodar con esta cadencia, “hablaríamos de un corredor con un tiempo de 2:25 2:28 en maratón, considerando que un atleta de élite puede bajar de las 2 horas y 20 minutos”. Por lo tanto, los pocos runners populares elegidos serían de un nivel altísimo, “y al borde de ser realmente atletas de élite”.

“Pensaba que era inhumano aguantar un maratón corriendo a 2’52 min/km” 

En una entrevista concedida a CMDSport en diciembre de 2016, Leiva opinaba que “bajar de 2 horas en maratón dependerá de la solidaridad que exista entre los corredores”. De hecho, en el récord de Kipchoge hay que destacar que el corredor keniano se quedó sólo, sin liebres, desde el kilómetro 25. Por lo tanto, tuvo que hacer él solo los últimos 17 kilómetros. Al hilo de esta cuestión, Jaume Leiva admite que “yo pensaba que era inhumano poder seguir este ritmo de 2’52 min/km durante los 42.195 metros que completan un maratón”.

En su faceta de corredor, pero también de entrenador y responsable del club de corredores populares “I run with Leiva”, el atleta egarenc se pone a él mismo como ejemplo. “Entreno cada día, no soy malo del todo -reconoce con sinceridad-, y este ritmo infernal lo podría aguantar, como mucho, unos 7-8 kilómetros, estando en mi mejor nivel”. Hay que ser conscientes que estamos hablando de un atleta que posee una mejor marca en maratón de 2:13:41 y que ha ganado importantes carreras en el panorama español como la Behobia-San Sebastián y ha  terminado en 4ª posición el campeonato de España de maratón tras 2 años de un calvario de lesiones. Por lo tanto, si un corredor de su talla, experiencia y nivel sólo podría aguantar menos de 10 kilómetros esta marcha, ¿qué podemos hacer nosotros? Señorías, no hace falta añadir nada más, que diría aquel.

¿Qué es necesario para poder seguir este ritmo por kilómetro un mínimo de 1 kilómetro? 

Se lo cuestionamos a Jaume Leiva y su respuesta es concreta. “Por encima de todo, mucho entrenamiento, ya que estamos hablando de un ritmo diabólico y que es casi una locura” -admite con una sonrisa dibujada en el rostro-. Y sin entrenamiento no hay recompensa. Aunque sólo hablemos de 1.000 metros, “debemos seguir una planificación específica para trabajar mucho la parte anaeróbica en nuestro entrenamiento para retardar un poco la aparición del ácido láctico”, observa Leiva. Así, recomienda entrenamientos de series cortas, con mucha potencia, ya que “correremos muy rápido durante un corto espacio de tiempo”.

En el calendario popular nacional de carreras, hay algunas citas de 1 kilómetro, aunque lo más habitual son certámenes de 1 milla como la histórica Milla de la Sagrada Familia en Barcelona o la Milla de Bilbao, por citar sólo un par de ejemplos destacados. A no ser que sea para participar en una carrera de este tipo, Leiva estima que “para un corredor popular no creo que sea muy motivador invertir todo su tiempo de entrenamiento para poder decir que corres 1 kilómetro a un ritmo de 2’52”. Eso sí, lejos de querer dar lecciones, Leiva se muestra absolutamente respetuoso, “ya que cada uno debe buscar su propia motivación y si a un corredor o corredora le motiva esta afrenta, pues adelante”.

Los riesgos de querer emular a Eliud Kipchoge

Los riesgos de seguir este ritmo endiablado -tal y como lo define el corredor de Terrassa- “son todos los que quieras y más a nivel de lesiones”. Los entrenamientos que sigue Kipchoge, marcado por su entrenador Patrick Sang y los métodos de Renato Canova, incluyen tiradas con mucho volumen y cada 15 días puede hacer una tirada larga de 32-34 kilómetros -o incluso llegar a una salida de 40 kilómetros- con ritmos muy cercanos a los de carrera. Un tipo de entrenamiento que “es una auténtica locura y para el cual debemos ser un auténtico privilegiado a nivel físico fisiológico”, expone Jaume Leiva.

“Kipchoge y los corredores de su entorno tan sólo viven para correr. Es decir, las 24 horas de su día a día están destinadas únicamente al hecho de prepararse, corriendo, comiendo y descansando”, nos describe el valiente corredor. Unas cargas e intensidades que sólo puede seguir un grupo muy reducido de elegidos -en mayúsculas, según nos relata Leiva-. Por lo tanto, “intentar seguir este tipo de entrenamientos, es una auténtica insensatez, y más si hablamos de corredores a nivel popular”.

Y el creador de “I run with Leiva” vuelve a ponerse de ejemplo. “Con las lesiones que he tenido, cuando algunas semanas llego a 180-200 kilómetros, mi cuerpo me pide tregua, me lanza una señal de alerta; si siguiera el mismo planning que Kipchoge, debería descansar 4-5 días tras una tirada larga de 40 kilómetros con ese ritmo, además de romper toda mi planificación”.

Información de contacto:

www.jaumeleiva.com

@jaumeleiva

 


Hay 1 comentario

Añade el tuyo
  1. Antoni Baltar

    Antes que nada, un saludo a mi admirado Jaume, uno de los mejores atletas catalanes de la historia, uno de los pocos capaces de plantarles cara en maratón a los africanos. Me ha resultado una entrevista interesantísima, como maratoniano que soy. Leiva sabe muy bien de lo que habla, por ello me ha resultado algo sorprendente que, según Jaume: ” … Dudo mucho que haya muchos runners populares que aguanten más de 1 kilómetro o 1’5 kilómetros a este mismo ritmo; de hecho, estaríamos ante un atleta popular con muchísimo nivel”. Para poder rodar con esta cadencia, “hablaríamos de un corredor con un tiempo de 2:25 2:28 en maratón “.

    Me ha parecido una más bien generosa predicción de marca.Según calculadoras muy conocidas como las de Jack Daniels o Greg Mc Millan, probablemente los entrenadores norteamericanos más célebres, quien corra 1 km o 1 milla a ritmo de 2′ 52” / km tiene un potencial en maratón de 2:32 – 2:36. La fórmula de Peter Riegel ofrece algo más optimista, 2:27-2:31, todavía por encima de la predicción de Jaume.

    Y además, en mi modesta opinión, todas estas calculadoras sobrestiman la marca, incluso en el caso que hablemos de un atleta maratoniano puro, es decir, que optimice al máximo la “transformación” de su ritmo en 1k o 1 milla (1,609 km) a los 42,195k. Aún no he puesto en circulación mi propia calculadora 😉 , pero diría que correr 1km a tope en 2:52 nos llevaría como mucho a maratón sub 2:40 y gracias (que no está nada mal, pero muy lejos de las marcas de élite).

    En todo caso, lo que de verdad importa, y en eso estamos todos de acuerdo, es que lo logrado por Kipchoge es maravilloso, y probablemente tardemos en ver un nuevo atleta de un nivel tan increíble. Salutacions cordials, Jaume! 🙂


Publicar un nuevo comentario.