RUNNING

Cómo afrontar esta problemática y cómo reforzar el suelo pélvico

Running e incontinencia urinaria

incontinencia-urinaria-running

La incontinencia urinaria es un problema que afecta sobre todo a las mujeres, pero también puede aparecer en hombres corredores.

(19-7-2017). Aunque se trate de un problema que afecte sobre todo a mujeres runners, el simple hecho de correr ya implica un riesgo de provocar alteraciones, debido a la presión constante que sufre la musculatura. Por ello, analizaremos a continuación hasta qué punto incontinencia urinaria y running van de la mano.

Cualquier runner debería entrenar también para cuidar su suelo pélvico. Partiendo de esta necesidad (referirnos a recomendación nos quedaríamos cortos), Irati Azkargorta Galarza, fisioterapeuta del centro Claror Marítim, nos explicará todo lo que hay que saber sobre uno de los problemas que más afectan a corredores: la incontinencia urinaria, más frecuente en mujeres. Asimismo, nuestra experta advierte que cualquier corredor puede verse afectado. Por ello, “debemos tener en cuenta que correr en sí, sea la modalidad que sea o el entrenamiento que se lleve a cabo, ya supone un riesgo de provocar alteraciones, debido a la presión constante que sufre la musculatura durante su práctica”.

Correr en sí, sea cual sea la modalidad y el entrenamiento, ya supone un riesgo de padecer incontinencia urinaria

¿Qué factores debemos tener en cuenta?

Según la fisioterapeuta, la causa más frecuente de la incontinencia urinaria suele ser el debilitamiento de la musculatura del suelo pélvico, derivado del impacto que se provoca al correr por el aumento de la presión abdominal. En esta línea, Azkargota aclara que “si a esto le añadimos las horas de entrenamiento, el impacto y el aumento de la fatiga muscular, el riesgo de provocar este problema aumenta. Es decir, cuanto más tiempo dediquemos al entrenamiento, supone un mayor impacto, y a mayor intensidad o mayor esfuerzo, el impacto será mayor. Por lo tanto, la frecuencia y la intensidad del entrenamiento puede ser un factor predisponente para la incontinencia urinaria”. Igualmente, existen otros factores que hay que considerar, como la prevalencia genética, los hábitos alimenticios poco saludables o tener un índice de masa corporal elevado.

Cuanto más tiempo dediquemos al entrenamiento y mayor intensidad se aplique, más se incrementa el riesgo

Advertencia a las mujeres corredoras: “Tener pérdidas no es normal”

La incontinencia urinaria entre mujeres runners es mucho más frecuente de lo que podamos imaginar, a pesar del secretismo y tabú con el que se llevan habitualmente. Así lo afirma Irati Azkargorta: “Se está viendo cada vez más en mujeres jóvenes y nulíparas, sobre todo en actividades de alto impacto con entrenamientos prolongados”. En este sentido, la mujer tiene más predisposición a sufrir este problema, y mayor posibilidad si han habido embarazos y partos. Incluso, añade la fisioterapeuta, “se ha demostrado que las mujeres tenemos menor capacidad de estabilización de la cadera y del tronco, y esto también puede suponer un problema para que aparezcan alteraciones en el suelo pélvico”.

Es cierto que es un tema del cual se habla poco y se le da más bien poca importancia, ya sea por vergüenza o por ignorancia. Aun así la fisioterapeuta recuerda que tener pérdidas no es normal. Por este motivo, recomienda “tomar conciencia de que cuando se detecta algo que no parece normal, es recomendable consultarlo, y si fuera necesario tratarlo”.

Cuando se detecta algo que no parece normal, es recomendable consultarlo, y si fuera necesario tratarlo

incontinencia-hombre-mujerLos efectos de la incontinencia urinaria

La incontinencia urinaria se caracteriza por una pérdida involuntaria de orina que supone un problema higiénico y social, y que, según Azkargorta, puede estar provocada ante esfuerzos como saltar o estornudar. Además, añade que “cuanto más grave sea el problema, cualquier mínimo esfuerzo puede provocar la pérdida”. En este sentido, la fisioterapeuta, explica que “puede suponer una molestia para la persona que lo sufre, y en el peor de los casos, puede llevarle a disminuir, o incluso abandonar la práctica deportiva”. De hecho, cuando la musculatura del suelo pélvico se debilita, puede provocar mayores problemas.

Llegados a este punto nos preguntamos si es recomendable que las personas afectadas por la incontinencia urinaria sigan corriendo. En opinión de la fisioterapeuta “no sería conveniente seguir con el entrenamiento hasta no asegurar que se tiene un control suficiente de la musculatura del suelo pélvico. Para ello, se debería hacer todo un trabajo de reeducación y valorar la gravedad”.

Asimismo, hay que desmentir que el running pueda desencadenar problemas de incontinencia urinaria, si se tiene cuidado de la zona pélvica. Según explica Azkargorta, “si se mantiene una buena musculatura del suelo pélvico, bien entrenada y que se trabaja correctamente, no hay riesgo o bien disminuye el hecho de que se presente incontinencia urinaria”.

Si se mantiene una buena musculatura del suelo pélvico, el riesgo de incontinencia urinaria disminuye e incluso desaparece

Cómo enfrentarse al problema

En opinión de la fisioterapeuta el primer paso para enfrentarse a este problema es acudir a un ginecólogo o un fisioterapeuta especializado en suelo pélvico que valore el estado y la gravedad del problema, donde se indicarán los ejercicios recomendados para ese caso concreto. Asimismo, antes se puede ir realizando un trabajo previo de prevención, como pueden ser con ejercicios de Kegel e hipopresivos.

Tratamiento: Los pasos a seguir

  • Conocer bien la zona perineal: No tener vergüenza a explorarla ni a hablar de ella. No tiene sentido que la tengamos como tema tabú.

  • Cuidados específicos: Seguir hábitos higiénicos correctos. En cuanto a la incontinencia urinaria, deberíamos procurar mantener seca y limpia la zona para que no aparezcan problemas cutáneos y/o infecciosos.

  • Enfrentarse de cara al problema: Ponerle solución en la medida que se pueda y no “tapar” el problema usando compresas.

Si se desea reducir el impacto en la zona pélvica al practicar running, nuestra experta recomienda “tener un buen tono abdominal y una correcta postura a la hora de practicar ejercicio físico, así como realizar un entrenamiento correcto del suelo pélvico, tanto si es a modo preventivo como de tratamiento”.

¿Qué ejercicios pueden ayudarnos? Nuestra experta nos recomienda lo siguientes ejercicios.

  • Ejercicios de Kegel. Se trata de realizar ejercicios de contracción y relajación de la zona perineal. Es un tipo de entrenamiento que a medida que va mejorando se aumenta la intensidad y resistencia de los ejercicios. Eso sí, deben ser ejercicios personalizados, ya que no todos tenemos las mismas condiciones y, sobre todo al principio, se debe buscar la manera que la persona lo sienta y lo pueda hacer bien, y de ahí ir progresando.

  • Ejercicios hipopresivos. Se trata de una técnica tanto postural como respiratoria que activa de manera involuntaria la musculatura profunda abdominal y la musculatura del suelo pélvico. No se ha demostrado que refuerce el suelo pélvico, pero sí que hay una activación, y eso es muy importante para tomar consciencia de la zona. Por lo tanto, es una técnica muy útil y que, una vez aprendida, se puede practicar en grupo, lo que hace que sea más motivadora.

Datos de interés:

Web: www.claror.cat/fundacio-claror


No hay comentarios

Añade el tuyo