FITNESS

Consejos de Alimmenta

Los beneficios de las flores comestibles

Los beneficios de las flores comestibles

Sólo se recomienda ingerir flores cultivadas de forma ecológica, controlada, y aquellas que estén cultivadas específicamente para su consumo.

(20-4-2018). Los nutricionistas de Alimmenta explican que la cocina con flores es una curiosidad culinaria que cada vez más se adentra en Europa. Con la llegada de la primavera, las flores pueden utilizarse en la alimentación diaria.

El uso de las flores en la gastronomía no es nuevo, a pesar de que en España no es muy habitual y es un tema desconocido para muchas personas. Algunas flores son tan comunes en nuestra alimentación diaria que ni nos damos cuenta, aseguran los nutricionistas de Alimmenta.

Es el caso de la alcachofa, la coliflor o el brócoli, que son flores aunque habitualmente se desconozca. Otra es la amapola, de la que, además de la flor, usamos también sus semillas en panadería, repostería y ensaladas. Pero las flores ornamentales también se pueden incorporar a la alimentación.

Valgo-CongresoPT

Desde Alimmenta recomiendan que, sobre todo, hay que asumir este consumo con seguridad. Debemos tener en cuenta que no todas la flores son comestibles y es importante conocer su procedencia.

A las flores de los jardines y de las floristerías se les añaden gran cantidad de pesticidas para que conserven más tiempo el color y el aspecto. Así que  son tóxicas para su consumo. Sólo se recomienda ingerir flores cultivadas de forma ecológica, controlada, y aquellas que estén cultivadas específicamente para su consumo.

Qué consumir

Desde Alimmenta aseguran que las flores se pueden consumir de varias formas. Pueden servir como acompañamiento, en ensaladas o postres, rebozadas, para elaborar salsas y mermeladas, cristalizadas o en almíbar. Se consumen los pétalos, pero no los estambres ni los pistilos.

La lista de flores para el consumo humano es variada y diversa:

  • Entre las más utilizadas destacan: La flor de menta, las begonias, los claveles y clavelinas, rosas, rosa silvestre (rosa canina), flores amarillas de calabaza, amapolas, azahares, crisantemos, malvas, pensamientos, jazmines, gladiolos, violetas, caléndulas, geranios, flores de salvia, tulipán, capuchinas (flores del calabacín), manzanilla (matricaria), borraja (borago), sauco, trébol, hinojo rojo (sabor a regaliz), flor de ajo, flor de cebollino, campanilla croata.
  • Para disfrutar de un plato seguro rechaza las tóxicas: Adelfa, azafrán de otoño (colchicum), azalea, dicentrea, hiedra inglesa (hederá hélix), flor del tabaco (nicotiana), dedalera (digitalis), glisina, iris, lantana, lirio o azucena del valle (convallaria majalis), aconitum, adelfa (nerium), arveja dulce (lathyrus).

Valor nutricional

Son alimentos vegetales, por lo tanto su aporte energético siempre será bastante bajo. Las flores combinan a la perfección con una dieta saludable y equilibrada.

En Alimmenta recogen la composición nutricional de estas dos flores:

  • Crisantemo garland crudo, por cada 100gr: 24kcal, 3,36gr de proteínas, 0,56gr de grasas, 3,02gr de hidratos de carbono, 3gr de fibra dietética, potasio, calcio, sodio, vitaminas A y K.
  • Flores de calabaza crudas, por cada 100gr: 15kcal, 1,03gr de proteínas, 0,07gr de grasas, 3,28gr de hidratos de carbono, potasio, fósforo, calcio, vitaminas A y C.

Más información en Alimmenta.


No hay comentarios

Añade el tuyo